Páginas

sábado, 14 de enero de 2017

SOMOS LO QUE HACEMOS

"Somos lo que hacemos día a día; de modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito"
-Aristóteles.


Muchas veces me he sentido mal, incluso culpable por ciertos pensamientos que pasan por mi mente, una idea de egoísmo, tal vez de intolerancia hacia lo diferente a mí, envidia o hasta un crudo desprecio. Además de cargar con estas nada agradables ideas tengo que cargar con la culpa: “Yo no debería pensar esto, no es correcto. Soy mala persona”.

En un momento de iluminación me di cuenta que yo no era eso, todas esas ideas habían entrado por mis oídos, por mis ojos, por mis sentidos de manera involuntaria, algunas otras eran realmente mías a pesar de lo erróneas que parecen, sin embargo yo no era eso, no puedo evitar tener esa clase de pensamientos pero puedo hacer algo con ellos.

Puedo intentar cambiarlos, redirigirlos, razonarlos, desmentirlos o vivir con ellos, aceptarlos, porque lo que en realidad nos define a todos nosotros son nuestras acciones. Puedo sentir un gran desprecio por una persona, por su manera de actuar hacía mí por ejemplo, pero puedo ser comprensiva y amable con esa persona sin dejar que lo peor de mí resulte en una acción equivocada para mis propios parámetros.


somos lo que hacemos - aristoteles


SOMOS LO QUE PENSAMOS, HACEMOS Y MÁS


Las fuerzas contrarias en la mayoría de nosotros vivirán siempre, lo importante es comprender esas fuerzas y dejar crecer la que deseamos. No hay por qué sentir culpa por lo que somos y lo que pensamos, pero SÍ HAY UNA RESPONSABILIDAD en nuestras acciones. Aun dejando de lado la moralidad y la ética, hay razones adaptativas y de beneficio propio por las cuales pensar en la otra persona además de en uno mismo.

Recordemos que la mente puede ser engañosa, nuestros pensamientos pueden ser distorsionados, no se trata de desconfiar de lo que pensamos, se trata de aceptarlo y manejarlo, entonces a partir de eso ACTUAR. Ser uno mismo no significa hacer lo primero que viene a nuestra mente, ni pensar de determinada forma nos hace SER por completo.


lunes, 17 de agosto de 2015

¿Se puede amar a dos personas al mismo tiempo?

He perdido la cuenta del número de veces que he escuchado esa pregunta. Generalmente proviene de personas que están pasando por una situación emocional confusa (en cuestión de pareja), a quienes les genera mucha incertidumbre tomar una decisión adecuada. 

¿Se puede amar a dos personas al mismo tiempo? Si entendemos la pregunta (no solamente en un aspecto de pareja) de forma general, la respuesta de todos sería "SÍ, SE PUEDE AMAR A DOS PERSONAS AL MISMO TIEMPO". Varios padres de familia que tienen más de un hijo, responden que aman a sus hijos de la misma manera. ¿Y por qué no habría de ser así? En nuestra vida nos atravesamos con muchas personas que tienen un significado especial en nuestro desarrollo y crecimiento. En lo personal, puedo decir que amo a mis padres, a mis hermanas y a mis sobrinos. No podría decirlo de otra forma, ni tampoco es que tenga mucho amor para dar. Simplemente son parte imprescindible de mi vida y los amo con el corazón.



Me parece que en el sentido de familia es muy sencillo comprender que sí puede amarse a más de una persona al mismo tiempo, porque sería muy complicado (sino es que prácticamente imposible) decidir a quién a amamos y a quiénes no. Pero ¿qué pasa cuando se trata de las relaciones de pareja? ¿Puedo amar a dos al mismo tiempo? 

Todas las personas somos distintas, y muchas veces atravesamos por situaciones que sólo nosotros entendemos.... Debido a que quiero evitar hacer juicios de valor o emitir alguna opinión personal respecto a este tema, te aconsejo valorar tu situación en base a los siguientes puntos generales:

1.- ¿Qué es el amor? Coincido con la definición de Erich Fromm, quien sostiene que el verdadero amor no es ciego. Cuando amas a alguien puedes ver sus defectos y los aceptas, puedes ver sus fallas y, además, quieres ayudarle a superarlas. Amar es poner en una balanza lo bueno y lo malo de esa persona, y después de eso, amarla... El amor es una decisión consciente basada en la realidad.

El amor no es ciego, el amor es consciente. El amor libera, no aprisiona. El amor no es egoísta, amar es anteponer la felicidad de la otra persona a la nuestra. el amor es incondicional, no espera nada a cambio.

2.- ¿Cuál es tu situación emocional actual? ¿Qué es lo que está pasando en tu vida? A veces nos concentramos más en los demás que nos olvidamos de nosotros mismos, que es lo verdaderamente importante. Tal vez no se trata de una "elección", ni siquiera de una pareja; sino sólo de nosotros mismos. Con frecuencia nos llenamos de pretextos para engañarnos... "Es que dejó de tener interés en mí", "Nos distanciamos", "Llegó a mi vida una persona a la que realmente le intereso". El primer paso es responsabilizarnos de nuestra situación y las decisiones que nos han llevado hasta el lugar en donde nos encontramos. Después de ello, debemos preguntarnos si estar en ese lugar es lo que realmente queremos.

3.- ¿Qué quieres y qué esperas de una pareja? Y es que la respuesta puede ser tan profunda como "Quiero formar una familia, con los valores que mi pareja vive día con día" a "Sólo quiero pasar el rato". Cualquier respuesta (mientras sea lo que te haga feliz) es la adecuada. Lo que está mal es que no seas honesto con las demás personas que te rodean, sobretodo con aquellas personas entre las que quieres decidirte. Si tú tienes claro para qué quieres a quién, sé claro, sé concreto y no mientas ni omitas cosas que les puedan afectar.

4.- ¿Estás siendo egoísta? El placer (acompañado muchas veces, en este tipo de situaciones, de culpabilidad) es sólo para ti, porque al final quien quiere tener a dos personas a su disposición eres tú. Si estás siendo egoísta porque no tomas una decisión, estás anteponiendo tu felicidad a la de los demás... Entonces... ¿es realmente amor? ¿O es simplemente un placer egoísta que quieres satisfacer? A las cosas hay que llamarlas por su nombre, tal vez no te estás debatiendo entre "amar" a dos, sino simplemente el conflicto es enfrentar que eres una persona egoísta y que simplemente quieres satisfacer tus propios placeres e intereses.




Puedes encontrar muchas opiniones y consejos al respecto...  "Si amas a dos personas al mismo tiempo, elige la segunda, porque si realmente amabas a la primera no te hubieras enamorado de la segunda"; o una contraria, como: "No te quedes con el segundo porque es sólo una novedad, algo pasajero. El verdadero amor lo tienes con tu pareja con quien has compartido más tiempo".

No sé si esté bien empleado el término de "amar" a dos... de hecho creo que en este punto ya puedes tener tus propias conclusiones. Es importante no darle un mal uso al término ni a las acciones que realizamos en su nombre. Si te encuentras en una situación donde sientes que debes elegir a una persona, te diría que te eligieras a ti mismo.... que aclares tu mente, definas tus sentimientos, tomes decisiones y además de hagas responsable de las consecuencias que acarreen. 

Nadie más que tú puede entender y valorar la situación por la que estás atravesando, y de la misma forma, nadie más que tú será el responsable de las decisiones y elecciones que tomes. Sé claro contigo mismo, sé honesto y valora si esto se trata de "elegir" entre dos personas, o si simplemente se trata de ti mismo. No involucres a más personas si no es necesario. Si al final tu decisión es elegir a uno, hazlo en base a tu concepción del amor y de las expectativas de la relación, siendo congruente contigo mismo y a tus creencias sobre el amor. 




Gracias por haber visitado nuestro blog Psicólogos en Puebla, y en especial mis artículos, donde escribo sobre psicología de pareja. Si este texto te ha gustado y además te ha servido, te invito a darle "me gusta", además de compartirlo para que le pueda ser útil a más personas. Si tienes alguna duda, comentario o sugerencia, puedes escribirlo en el apartado de comentarios, ¡me encantaría conocer tu experiencia!

domingo, 19 de julio de 2015

Y en estas vacaciones, ¿qué hago con mi hijo?

Es tiempo de vacaciones escolares y para muchos padres esto representa una gran preocupación, ya que no saben qué hacer con tanto tiempo libre.
En otro de los casos, pensamos que vacaciones es igual a tener que salir de viaje, lo que representa gastos excesivos y llevar media casa con nosotros"por si necesitamos algo para los niños".

Sin embargo, las vacaciones pueden ser una oportunidad para pasar más tiempo con ellos, poder convivir con familiares que normalmente no lo hacen (tíos, abuelos, primos), aprender y desarrollar otras habilidades e incluso prepararse para el nuevo inicio de clases sin olvidar la diversión y descanso.
 Una alternativa para que sigan realizando actividades y aprendan jugando, puede ser el asistir a algún curso de verano, donde podrán hacer diferentes cosas además de encontrar nuevas amistades, lo que fortalecerá su capacidad de relacionarse de forma positiva.
Si no es posible, en casa también se puede realizar una rutina o acomodar la que tengamos además de incluir actividades lúdicas, recreativas o deportivas. 



En caso de necesitarlo, se pueden programar también horas de regularización o establecer una media hora diaria para practicar lectura o algunos conceptos que necesiten refuerzo.

Lo importante es que los niños sientan que siguen teniendo estructura, pero que también tienen la suficiente flexibilidad para realizar actividades divertidas y creativas. Los niños también necesitan pasar tiempo con sus padres y si podemos planear un día de campo, hacer papalotes e irlos a volar al parque, salir a andar en bicicleta, preparar juntos una receta de cocina, hacer experimentos, crear manualidades o ¿por qué no? Hasta organizar un campamento en nuestra casa, ya sea en alguna recámara o en el jardín ¡Anímate! Es una experiencia que no te puedes perder. 

Todas y cada una de estas sugerencias además de ayudarte a tener unas excelentes vacaciones, harán que la relación padres e hijos tome un mayor significado e incluso puede ayudarnos a que ellos también se involucren más en tareas del hogar, al ver que lo hacemos de forma divertida. 

Gracias por haber visitado nuestro blog Psicólogos en Puebla, un espacio donde podrás encontrar información y orientación; pero también podrás compartir dudas, comentarios y sugerencias. Recuerda que semana a semana, estaré escribiendo temas de interés actual respecto a Psicología Infantil. No te los pierdas y ¡Hasta la próxima! 

martes, 7 de julio de 2015

¿Por qué son recomendables las mascotas en la infancia?




En muchos hogares, llega el momento en que los niños piden un perrito u alguna otra mascota, algunas casas son amplias y otras pequeñas y es una cuestión que se necesita pensar muy bien antes de tomar la decisión, aquí dejo unos aspectos que se benefician en los niños cuando tienen mascotas:

Responsabilidad y compromiso: Los niños, al hacerse cargo de otro ser vivo, aprenden a ser responsables de este, por eso, si se le permite al niño tener una mascota, debe cumplir tareas como darles agua y de comer, limpiar los desechos, limpiar el lugar donde duerme, come o vive la mascota. Estas tareas pueden repartirse entre los padres y los hijos o compartirse, dependiendo del nivel de complejidad. Estas tareas son cotidianas, por lo que los niños entienden que deben comprometerse.

Autoestima y autoconfianza: Los niños que crecen con mascotas, valoran su propia capacidad para cuidar de alguien más. Esto favorece la confianza en ellos mismos y desarrolla una autoestima sana. Además de otros valores como la confianza, la amistad y el respeto a las diferentes formas de vida.

Sensibilidad: Los niños con mascotas aprenden a entender que los animales son seres con necesidades y emociones, y que necesitan de cariño y cuidado, estas necesidades las expresan sin palabras, y los niños aprenden otros modos de comunicación.


Salud física: Las mascotas necesitan pasear y jugar. Los niños y adultos que participan en el paseo se ven beneficiados en su salud física.
Un estudio en Finlandia, también demostró que los bebés que crecen cerca de mascotas (perros o gatos) son menos enfermizos, es menos probable que desarrollen alergias e incluso el porcentaje de niños con asma es menos en hogares con mascotas.



Felicidad: Al estar con mascotas, el cuerpo libera <oxitocina> también conocida como la hormona de la felicidad. Los niños acarician, abrazan y platican con sus mascotas, reduciendo en gran medida los riesgos de depresión. Además liberan estrés y de esta forma se favorece la salud mental.


Aspectos a tener en cuenta antes de ampliar la familia con una mascota:

  • Conocer el tipo de cuidado que necesita la mascota; espacio físico, alimentación, temperatura.
  • Espacio físico en la casa.
  • Asegúrate de que esa mascota pueda convivir sin problemas con los niños. (tipo de mascota  o raza).
  • Si se puede tener un ejemplar o necesita compañía de la misma especie. 
  • Que sea una mascota legalmente permitida en donde viven.
  • Enfermedades más comunes.
  • Tiempo de vida de la mascota (tiempo suficiente para cuidarla toda su vida).
  • Dinero suficiente (incluyendo emergencias médicas).

Recuerden que:

La convivencia entre niños y mascotas siempre debe ser supervisada y orientada por los adultos. Los niños y las mascotas son nuestra responsabilidad, pero mediante las mascotas, los niños van aprendiendo de nosotros.

Siempre es mejor adoptar una mascota, los animales son muy nobles y sabrán agradecerlo. 















martes, 30 de junio de 2015

Colorín colorado, los valores se están formando

Los padres de familia suelen preguntarse a menudo si estarán haciendo un buen papel y ¿Qué hijos le dejarán al mundo?

Pues bien, es muy fácil reconocer cómo lo están haciendo, a partir de cómo te relacionas tú con los demás. ¿Yo? Si estoy hablando de mi hijo. Es muy cierto, pero ellos harán lo que tú hagas, así que, pregúntate:

¿Eres tolerante a las diferencias con otros?
¿Respetas las opiniones de los demás?
¿Cedes el paso a quien lo necesita?
¿Te estacionas en los lugares destinados a personas con capacidades diferentes?
¿Respetas y cuidas tu medio ambiente?

Todas y cada una de nuestras acciones hablan más de nosotros que lo que decimos, dicen quiénes somos y cuáles son nuestras convicciones. Todo esto es lo que nuestros hijos aprenderán y adoptarán en su vida diaria. Recuerda son tu reflejo!


Por eso se dice que los valores se forman día a día. El transmitir valores como la amabilidad, tolerancia, respeto, amor a la vida, puntualidad, generosidad, etc., no beneficia nada más a la persona que se guía bajo estos principios, sino a toda una comunidad de personas que finalmente recaerá en la sociedad.

Es muy importante entender que todo lo que hagamos o no hagamos hoy, repercutirá en el mañana. Pensemos más en nuestras próximas generaciones, quizá muchos de nosotros ya no estemos para disfrutar de los cambios que hayan, pero nuestros hijos, nuestros nietos, sus hijos y los hijos de sus hijos, sí.


Los valores se fomentan desde pequeños, en nuestro diario vivir y en el hogar. Así que comencemos por hacernos responsables de nuestras acciones ¡manos a la obra! Actuemos de forma coherente en la vida: decir = hacer.

Lo anterior no significa que porque queremos transmitir algo a nuestros hijos como padres no haya equivocaciones, claro que las habrá, somos seres humanos! Lo que tenemos que entender es que incluso cuando esto sucede, podemos aprovechar estas oportunidades para reconocer nuestros errores frente a nuestros hijos y hacerles ver que aunque haya errores, se pueden corregir y tratar de hacerlo mejor la próxima vez. Eso hará que tus hijos reconozcan sus fallas y sepan que a pesar de todo tú estarás ahí para animarlo y ayudarlo cuando lo necesite.



Junto con esto, hay fábulas y cuentos que pueden ayudarte en esta gran tarea. Puedes disfrutar de una tarde o antes de ir a dormir para leer junto con tus hijos una pequeña historia en donde a través de los personajes los ayudes a resolver problemas y cuestionarse su forma de actuar, misma que podrán reflejar en su vida.

Gracias por haber visitado nuestro blog Psicólogos en Puebla, un espacio donde podrás encontrar información y orientación; pero también podrás compartir dudas, comentarios y sugerencias. Recuerda que semana a semana, estaré escribiendo temas de interés actual respecto a Psicología Infantil. No te los pierdas y ¡Hasta la próxima! 

jueves, 18 de junio de 2015

El amor es sólo para valientes

El miedo es últimamente una constante en las relaciones de pareja. ¿Miedo a qué? Más bien, ¿a qué no? Miedo al compromiso, miedo a equivocarnos, miedo a que nos engañen, miedo a que no sea la persona que creemos que es, miedo a que nos deje, miedo a enamorarnos, miedo al sufrimiento.

¿El amor implica sufrimiento? No, no tiene por qué implicarlo. Si bien las relaciones de pareja son un constante estira y afloja (puedes revisar más sobre esta cuestión en Alguien tiene que ceder!) no tiene porque ser un martirio ni una tortura.

Hoy en día estamos tan acostumbrados a satisfacer nuestras necesidades de forma inmediata, que aquello sobre lo que no tenemos control nos da miedo. Y es que el amor es una aventura, donde no está nada escrito, donde no existe el destino, donde nunca podremos tener nada seguro.



El que no arriesga, no gana. Yo sé que también tenemos que cuidarnos a nosotros mismos y "tantear" el terreno antes de aventurarnos a lo desconocido, porque nunca sabremos quién o qué podría lastimarnos. Pero ¿en realidad estás dispuesto a aventurarte? ¿O simplemente crees que estás ganando tiempo para nunca hacerlo?

Lo que te quiero decir es que es igual de probable que encuentres al amor de tu vida a que ésa misma persona te lastime. No permitas que el miedo te impida disfrutar y vivir una experiencia única. Por eso es que el amor es sólo para valientes, porque un cobarde jamás se va a permitir correr el riesgo por la persona amada.

No permitas que el miedo te paralice y te impida expresar y disfrutar de tus sentimientos. Vívelos, hazlos tuyos, exprésalos; pero sobre todo, disfrútalos. Evalúa si vale más el miedo a ser lastimado, o la posibilidad de que la experiencia sea maravillosa. No tengas miedo, todos hemos sufrido por amor, y también muchos hemos logrado encontrar a esa persona tan increíble y única que, de no habernos arriesgado, no le hubiéramos permitido entrar en nuestras vidas.

Sé un valiente, de esos que luchan contra dragones y monstruos de tres cabezas, y no precisamente para salvar a su princesa, sino más bien para luchar contra sí mismos; para salir de la comodidad, de esa seguridad y control... de un estado de confort. Gánale la batalla al miedo y date la oportunidad de experimentar y vivir un amor único y especial.



Gracias por haber visitado nuestro blog Psicólogos en Puebla, y en especial mis artículos, donde escribo sobre psicología de pareja. Si este texto te ha gustado y además te ha servido, te invito a darle "me gusta", además de compartirlo para que le pueda ser útil a más personas. Si tienes alguna duda, comentario o sugerencia, puedes escribirlo en el apartado de comentarios, ¡me encantaría conocer tu experiencia!

martes, 16 de junio de 2015

¿Cómo fomentar el desarrollo de la autoestima en los niños?


En la niñez, el desarrollo de la autoestima es fundamental para un buen desarrollo. Si los niños aprenden a descubrir las cosas en las que son buenos y aprenden a valorarlas, sabrán desenvolverse en su futuro de mejor manera que los niños con un autoestima pobre. El tener baja autoestima puede causar problemas en un futuro, como son depresión, abuso de sustancias y malas relaciones sociales.

El primer paso para tener una buena autoestima es conocernos a nosotros mismos, lo que nos gusta, lo que no nos gusta, nuestras habilidades o lo que se nos facilita y las cosas que nos cuesta más trabajo, ya sea en deportes, en materias escolares o cuando se trata de entablar relaciones con las personas. La autoestima es el valor que nosotros damos a nosotros mismos a partir de conocer todo lo anterior en nuestras vidas, es resultado de nuestras experiencias, y, en palabras más simples, es el cuánto nos queremos.

Nuestra autoestima va desarrollándose junto con nosotros durante toda la vida, pasa por etapas, como nosotros, donde puede estar alta y a veces muy baja, es decir, que cuando una persona tiene su autoestima alta, se siente muy valiosa, sabe que es buena para dibujar, por ejemplo, también para escribir y para hacer amigos y se siente feliz por ello. Por otra parte, cuando una persona tiene su autoestima baja, esta persona se sentirá triste, creerá que no puede hacer nada (o muchas cosas) bien, y actuará de forma insegura.





Niños: Aquí dejo dos recomendaciones que ayudarán a fortalecer tu autoestima.

1.       Recuerda 5 cosas que hiciste ayer
¿Cómo te sientes por haber hecho eso? ¿Triste? ¿Alegre? ¿Orgulloso?
2.       Escribe diariamente 5 cosas que hagas de las que te sientas orgulloso, sin importar qué tan simples sean, como despertarte temprano, sacar buenas calificaciones, ayudarle a tu mamá a cocinar o limpiar, etc.
3.       Lee tu lista de cosas cuando quieras para ayudarte a recordar lo valioso que eres.
 


Padres: Recuerden que ustedes son la clave para que sus hijos desarrollen y fortalezcan su autoestima. 




Bibliografìa:
 Lev,R. Gershen, K.. (1992). ¡defiéndete! una guía innovadora para que el niño adquiera poder personal y autoestima. Mèxico: Pax México.





Botones compartir "Share this"

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS